Fotografía gastronómica

Publicada en Publicada en General

¿Te has apuntado a la moda de sacar fotografías de los platos? ¿Sabes cómo hacerlo?

Hoy Javier García, fotógrafo de ElTenedor, nos da los claves para que tus fotos de platos queden casi profesionales.

La fotografía de comida tiene sus trucos, así que ya sea para compartir en las redes sociales un plato de tu restaurante favorito, o bien porque quieras mejorar tus habilidades fotográficas, aquí os dejamos algunos consejos:

1- Primer paso y más importante, sé que tenemos hambre y que llevamos todo el día pensando en ese plato pero necesitamos que esté entero para fotografiarlo : )

2- Asegúrate de que tu mesa tenga una buena iluminación, ¡si estás cerca de una ventana perfecto! Intenta que no predominen luces amarillas en exceso ni luces de colores. Evita tu propio flash, pero la linterna o flash de otro móvil con una servilleta de papel o un pañuelo sobre él nos ayudará a dar una luz más suave.

3- Observa el plato, fíjate en su posición, la manera en que el camarero te lo coloca suele ser la más vistosa desde tu punto de vista, pero ¡ojo! son humanos y un descuido lo puede tener cualquiera.

Fotografía Gastronomica

4- Dispara a nivel del plato, el noventa por ciento de los platos son fotografiables desde ese punto, pero cuidado, de vez en cuando se cuela alguno que visto desde arriba nos puede sorprender. Tenemos la costumbre de fotografiar a 45 grados, pero tranquilos, en un par de reservas seremos unos expertos.

5- Céntrate en el plato. A la hora de encuadrar no tengamos miedo si parte del plato no sale en la foto, a veces sólo tiene importancia un detalle respecto al resto del plato, pues bien es ahí donde debemos centrarnos.

6- Si queremos mostrar lo bonita que es la decoración del restaurante podemos alejarnos un poco y sacar parte de la mesa,un cubierto… pero cuidado con los imprevistos que nos pueden salir por detrás como gente, una servilleta, etc. Para triunfar con esta foto es importante que recordemos el paso 4.

7- Juega con el enfoque, intenta crear una parte más nítida pulsando en tu pantalla sobre la parte más vistosa, para así obtener un pequeño desenfoque en el resto.

8- Evita los filtros. Pero no un ligero retoque, “ligero”. Con la misma cámara de nuestros móviles vamos a encontrarnos diferentes ajustes entre los que podremos jugar con el brillo, las sombras, el contraste y el color. ¡Con esos ajustes será más que suficiente!

 

9- Rapidez con los postres. Visualmente se estropean más rápido que el resto, por lo que tendremos que ser rápidos a la hora de aplicar todo lo anterior.

10- Último paso: coloca el plato en su sitio, deja el móvil, coge el tenedor y a comer se ha dicho.

Deja un comentario